fbpx
Idioma:
Español Español English English
Ver precios en:
No hay productos en el carrito
Idioma:
Español Español English English
Ver precios en:
No hay productos en el carrito

Nutrición y el tiempo extra

Hoy me tomaré la libertad de escribir para aquellos que nos dedicamos específicamente a la consulta particular, porque ahondare en un tema sobre el cual tenemos cierto control ¡el tiempo! Esa duración que tiene nuestras consultas, en el cual interactuamos, exponemos y aplicamos los conocimientos que adquirimos para desarrollarnos como profesionales ante quienes adquieren nuestros servicios.

Pero ¿cuánto tiempo es el ideal? en una primera consulta es recomendable ocupar de 60 a 90 minutos, pues es aquí donde deberás obtener la mayor cantidad de información posible sobre el motivo de consulta, hábitos dietéticos, antecedentes de tratamientos, además tendrás que realizar la valoración antropométrica completa y por último explicarle el tratamiento al paciente. Además ese primer tiempo de contacto es el que debes aprovechar para establecer la empatía que permita el retorno y seguimiento del tratamiento, si desaprovechas esta oportunidad difícilmente el paciente regresará y pondrá en duda tu trabajo. Para las consultas subsecuentes, algunos colegas refieren dedicar de 30 a 45 minutos un tiempo considerable para tomar nuevos datos y realizar la antropometría necesaria; pero otros deciden dedicar un poco más de este tiempo porque es en el segundo contacto donde el paciente tiende a resolver todas las dudas que surgieron en la primera fase del tratamiento.  Ahora cuánto tiempo debe durar un tratamiento nutricional, por lo general dependerá de la patología y evolución que se tenga con el tratamiento; sin embargo es recomendable que acorde a los objetivos establezcan un tiempo que mínimo deben ser tres meses, tiempo necesario para que se adopten nuevos hábitos.

Algo que en ocasiones se nos olvida es el tiempo que llamaría yo “extra consulta”, este tiempo extra incluye llamadas de seguimiento o conversaciones por mensajes de texto, incluso momentos en los que te topas a los pacientes en algún centro comercial, restaurante o en el gimnasio… ¿cuánto le dedicas? o prefieres evadir y solo saludar de lejos, eso no ayuda en mucho a que sientan un grado de atención. Cuando el paciente ve que tienes interés aun fuera del consultorio por su situación se siente atendido e importante por ti y para ti, le das una experiencia que lo hará recordarte y recomendarte. Aquí aplicaría el dicho de que sólo quien se preocupa y ocupa por ti te regala algo invaluable para él, su tiempo.

Por último establecer tiempos dentro de tu consulta, te ayuda a que lleves una agenda más organizada y que los tiempos de espera de los pacientes se reduzcan, dándoles tiempo para otros objetivos.


GABRIELA HERNANDEZ.

GABRIELA HERNANDEZ.

Nutriologa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *