fbpx
Idioma:
Español Español English English
Ver precios en:
No hay productos en el carrito
Idioma:
Español Español English English
Ver precios en:
No hay productos en el carrito

Has trabajado tanto por cada uno de tus sueños…

Que ahora tienes eso que tanto te deseaban “éxito”, en el camino a él siempre estuviste acompañado de una, dos o incluso más personas que creyeron en ti…  ellos estuvieron ahí en las noches de desvelo, se prestaron a probar tus servicios o productos, quizá organizaron las inauguraciones y lanzamientos, enfrentaron contigo las crisis económicas, compartían el temor de presentar tus proyectos a otros socios; cuando triunfabas en lo más mínimo era con ellos con quienes deseabas compartir de inmediato, y lo hacías. Durante ese tiempo, algunos de esos individuos se fueron quedando en el camino porque se dieron cuenta que ya no podían aportar más a lo que tú deseabas, otros no toleraban que tu tiempo estuviera ocupado perfeccionando ese sueño y que ya no estuvieran dentro de tus prioridades, incluso algunos no estaban preparados para verte llegar a la sima. Para ti podrá no ser relevante porque justificas esas ausencias con nuevos proyectos, citas con socios que al paso del tiempo se harán nuevos amigos; dedicándote tiempo a ti para el descanso y la reflexión, pues aceptémoslo el éxito no es fácil.

Además para ti es algo único, las primeras cosechas de años de trabajo.

Enfocado y disfrutando lo que quieres, no te percatas de que comienzas a caminar solo. Qué solo queda alguien acompañando a tu sombra además de ti; una sola persona que puede recargar tu pila con un solo abrazo, que con un WhatsApp por la mañana te impulsa a continuar, esa persona que conoce cada pequeño detalle de tu sueño (incluso llegaste a llamarlo su sueño) y que estuvo ahí celebrando la llegada al “éxito”.

Irónicamente una mañana, esa persona te lanzara de un avión y te obligara a abrir el paracaídas… no habrá opción tendrás que saltar solo porque ella o él decidió bajar cómodamente. En ese inmenso cielo la adrenalina y euforia recorrerá todo tu cuerpo hasta darte cuenta que al final el sueño era solo tuyo; también hará sentimientos de rabia y enojo, incluso lágrimas que no podrás diferenciar si nacen desde la felicidad o el rencor, pero que te ayudan a liberarte. Al aterrizar, será como tocar fondo y de inmediato replantearas toda la situación, ya tienes el “éxito” y ahora qué.

Lo primero que sabrás es que las personas somos temporales, que solo estamos en los momentos que somos requeridos, pero no por siempre. Que a pesar de que otros entreguen e inviertan demasiado a tus proyectos, no garantiza que estén ahí para disfrutarlos. Entenderás y amarás aún más tu sueño que ahora es ya maduro que camina por sí solo, incluso podrán surgir ideas de expansión o nuevos sueños… Se egoísta y disfrútalo ¡hazlo!

Por qué si, ¡Antes de ser nutricionistas! ¡somos personas! Aprendamos a aceptar y compartir nuestros sentimientos, con colegas, pacientes o clientes; que vean que existe alguien capaz de sentir lo mismo que ellos y de enfrentar las circunstancias de la mejor manera.

GABRIELA HERNANDEZ.

GABRIELA HERNANDEZ.

Nutriologa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *