Idioma:
[gtranslate]
Ver precios en:
[woocommerce_currency_converter]
No hay productos en el carrito.
Idioma:
[gtranslate]
Ver precios en:
[woocommerce_currency_converter]
No hay productos en el carrito.

El respeto al derecho ajeno, es Nutrición

La Licenciatura en nutrición es tan versátil que podemos combinarla y aplicarla en diversas áreas, lo pudimos vivir incluso desde que la estudiamos y cuando nuestros profesores nos hacían énfasis en el trabajo multidisciplinario. Conforme nos enfrentamos al campo laboral nos dimos cuenta que además de compartir conocimientos con otros profesionales, nosotros podíamos adquirirlos y combinarlos con la Nutrición. Pero qué sucede cuando entre nosotros mismos nos atacamos.

Muchos nutriólogos debido a la gran competencia que existe han decidió incursionar en otras disciplinas como la preparación física y el deporte, psicología,  gastronomía, cultores de belleza, investigación y docencia, por mencionar algunas; o incluso en pseudociencias como la reflexoterapia, homeopatía, entre otras. Seamos realistas existe mercado para todo, cada quien debe identificar los servicios que dicho mercado busque y sea capaz de adquirir, este último punto es fundamental al momento de emprender un negocio en el área de nutrición; pues necesitas buscar el mercado ideal para el servicio que tú quieres ofrecer o adaptarte al servicio que el mercado busca.

A estas alturas a la mayoría de los nutricionistas que ejercen de manera ética la nutrición el uso de pseudociencias por otros colegas les parece absurdo e incongruente, llegando a la crítica destructiva, incluso ofensiva; siendo más intensos los insultos con aquellos que tiene nulo conocimiento del área de nutrición y se creen expertos por vender en cadenas multinivel o tener un cuerpo atlético, con justa razón porque la mayoría de las personas prefieren creer en sus “conocimientos” y tristemente nos toca observar su éxito (generalmente temporal).

Y ¿qué hacemos ante este fenómeno? lo que sabemos hacer ejercer la Nutrición acorde a los códigos de ética en nuestro país, eduquemos e informemos a la comunidad donde nos desarrollamos sobre el uso de pseudociencias, mostrándoles los pro (si es que los tienen) y sus contras, hacerles hincapié que su salud solo debe estar bajo manos de personas capacitadas en el tema. Ahora bien si observamos que algún nutricionista realiza malas prácticas acudamos a las instancias correspondientes, intentemos ya sea de manera personal o a través de personas cercanas a él hacerle ver lo que consideramos está mal; pero no evidenciemos, eso será una carta de presentación tanto para los pacientes que pueden considerar que no tienes la manera de comunicar; como para los colegas, mostrando falta de tolerancia; entre muchas cosas más, así que esfuérzate, preocúpate porque tu trabajo sea impecable y si decides combinar la nutrición con otras disciplinas, recuerda que tu primera opción fue ser nutricionista.


GABRIELA HERNANDEZ..

GABRIELA HERNANDEZ..

Nutriologa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *