Idioma:
[gtranslate]
Ver precios en:
[woocommerce_currency_converter]
No hay productos en el carrito.
Idioma:
[gtranslate]
Ver precios en:
[woocommerce_currency_converter]
No hay productos en el carrito.

El poder de decir ¡NO!

Seguramente en este camino te has encontrado con muchos consejos y recomendaciones de cómo iniciar de la mejor forma y crecer con tus pacientes. Uno muy frecuente es: aprovecha todas las oportunidades, lo que se vuelve un automático: tengo que aceptar y decir si a todo.

El problema que genera decir siempre si, es que nos va moldeando a las condiciones, tanto de las personas, lugares, decisiones y nos encontramos en riesgo de perder nuestro objetivo y acoplarnos a donde nos lleve toda la serie de situaciones.

Recuerda que sí es muy importante rodearte de oportunidades y generar alternativas, pero para crear una marca sólida es necesario siempre imprimir tu esencia, y esto se vera reflejado en las decisiones que tomes en tus proyectos, o inclusive, en las consultas que des.

¿Qué tenemos que valorar para decir NO?

  • Para iniciar, si una “oportunidad” se presenta y te repercute sacrificar salud mental o tiempo que verdaderamente no tienes al estar involucrado en más actividades, es reconsiderar que se necesita quitar/modificar o no tomarla, ya que al saturarnos más de lo que tiempo y esfuerzo tenemos, nos lleva al desgaste y hará que aun así no la aproveches.
  • Tomar en cuenta si puede ser el camino que a ti te lleva a cumplir las metas y objetivos mas grandes, muchas veces llegan oportunidades por ejemplo económicas, pero que no te dirigen a tu área o proyecto. A corto plazo beneficia, pero a largo no complementa.
  • Tener el valor de decir NO. Muchas veces, sabemos que no es lo que buscamos, no nos beneficia, y aun así nos incluimos en algo que no nos motiva porque los demás piensan que es correcto o simplemente porque parece grosero negarse. La realidad es que cada decisión va definiendo el camino, y decir no es parte del equilibrio.
  • Saber que si existen mas oportunidades y no siempre todas tienen que pasar para nosotros. Pasa mucho con quienes toman decisiones apresuradas o por impulso pensando que si no es ahora nunca mas tendrán una oportunidad por ejemplo de trabajo. La realidad es que nosotros nos vamos abriendo camino para que dichas oportunidades lleguen, no hay porque preocuparse si estamos en constante movimiento y aprendizaje.
  • Por último, no ceder por miedo cuando sabemos que algo no es correcto. Por ejemplo, miedo a perder un paciente por llevar el manejo adecuado y que puede no satisfacerlo, pensando que nos cierra mas oportunidades de recomendación. Es importante recordar que algo que no debe modificarse son nuestros valores, responsabilidad y ética. De esta manera se va generando otro tipo de oportunidades con mas estabilidad.

¿Te gusto el articulo? Déjanos tu valoración
5/5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *